top of page

Colombianos en Christie's: Amaral y Gómezbarros ganan reconocimiento, Botero sigue siendo Botero

Obras de Fernando Botero siguen moviéndose en las subastas de arte latinoamericano, mientras que Olga de Amaral sigue ganando reconocimiento y Rafael Gómezbarros vende muy por encima de lo esperado.

 

Landys Roimola basa su obra en sus sueños. /Cortesía
Olga de Amaral, 'Entrelazado de amarillo'. /Cortesía Christie's Nueva York

Botero sigue siendo Botero: el artista latinoamericano que más caro vende. Eso queda claro luego de la 'Subasta de arte latinoamericano de la posguerra' en donde las obras del antioqueño que sus propietarios pusieron en venta fueron el 20 por ciento del total de las piezas ofrecidas por la casa de subastas Christie's, en Nueva York.

Fernando Botero. 'Mujer vestida'. /Cortesía Christie's Nueva York
Fernando Botero. 'Mujer vestida'. /Cortesía Christie's Nueva York

Un total de 10 piezas de Fernando Botero, entre pinturas y esculturas fueron subastadas También se destacaron dos obras de Obregón, vendidas por encima del precio estimado, un tejido de Olga de Amaral que también superó las predicciones.


Por su parte en la subasta de ‘Arte de la posguerra’, cinco hormigas de Rafael Gomez-Barros (Casa tomada) fueron vendidas muy por encima de su precio estimado, mientras que una pieza de Oscar Murillo también supero su valor más alto calculado en la subasta de la ‘Posguerra al presente’.


La ‘Subasta de arte latinoamericano’ fue realizada en el Rockefeller Center y se vendieron 9,616,920 de dólares, que corresponden a 36 de las 48 obras ofrecidas. La más cara fue una escultura de Botero, Mujer vestida, que fue vendida en un millón y medio de dólares, su estimación más baja. En contraste, La pieza bidimensional más costosa también fue de Botero, Pareja bailando, en un millón 8 mil dólares, dentro del precio estimado.

Olga de Amaral 'Entrelazado de amarillo. /Cortesía Christie's Nueva York
Olga de Amaral 'Entrelazado de amarillo. /Cortesía Christie's Nueva York

Una pieza que alcanzó un valor importante fue Entrelazado de amarillo, de Olga de Amaral, tejido que fue vendido en 100 mil ochocientos dólares, 20 mil dólares más alto que su estimado más optimista. La pieza superó obras de artistas como Ángel Botello y Agustín Cárdenas (ambos fallecidos).


Entrelazado de amarillo es una pieza realizada en lana y crin de caballo en 1975, de 1, 62 por 1,11 metros. La obra figura en el libro Olga de Amaral: The Mantle of Memory, editado en el 2013 y pertenecía a un coleccionista particular.



Una obra fuera de estimación

Por otro lado, la pieza Vita, de Oscar murillo, un cuadro de dos metros por dos metros, en óleo sobre lienzo y lino, supero en la venta ‘Posguerra al presente’ su estimado más alto en 9 mil dólares. Fue vendida en 189 mil dólares. Su antiguo propietario era David Zwirner Gallery, de Nueva York.


La que superó con creces su estimado fue Casa tomada, de Rafael Gómezbarros. Son cinco piezas en fibra de vidrio, madera, algodón, cuerdas y carbón del Cerrejón, que funciona como una instalación.

Rafael Gómezbarros. 'Casa Tomada'. /Cortesía Christie's Nueva York
Rafael Gómezbarros. 'Casa Tomada'. /Cortesía Christie's Nueva York

Sus medidas varían de 80 cm. por 48 cm. a 96 cm. por 72 cm la más grande.

La pieza completa ha sido exhibida en 13 lugares de Europa y América, reseña Christie´s.


Subastada en la sede de esa casa en Londres, y proveniente de un comprador particular que la adquirió en el 2013, fue vendida por 10.080 libras

cuando su precio estimado más alto era 3.000, esto es más de tres veces el valor calculado.


  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • YouTube
  • TikTok
Capturaee.JPG

Queremos contar cómo fue el Botero que vimos.

Si tienes una historia o foto con Fernando Botero y la quieres compartir, envíala (ojalá con tel.) a editor@periodicoarteria.com.

bottom of page