top of page

'El Coronel es un personaje de unas dimensiones poéticas maravillosas. Es el Quijote latinoamericano'. Jorge Alí Triana, director de 'El coronel no tiene quién le escriba'

El director Jorge Alí Triana presenta en el Teatro Colón, de Bogotá, su versión de 'El coronel no tiene quien le escriba'.

Octubre 16 de 2021

Decía Gabriel García Márquez, según cuenta el director de teatro Jorge Alí Triana, que su obra maestra era El Coronel no tiene quien le escriba. Una novela corta y contundente que tiene alrededor de 60 años se haber sido publicada en una revista cultural y que con el tiempo se convirtió en una obra clave.


Ahora Triana, con más de medio siglo como director de teatro y cine, que llevó a filmes guiones de García Márquez, presenta esta obra en el Teatro Colón, en Bogotá hasta el 24 de octubre.Un reto que solo quien se tiene confianza y se sabe conocedor de la obra del escritor de Aracataca y poseedor de un bagaje a toda prueba para adaptarla al lenguaje del teatro se atrevería a asumir.


Jorge Alí Triana habló de esta pieza, de su puesta en escena y de lo que significa en su carrera.


“García Márquez decía que, si había una obra maestra de él, era El coronel no tiene quien le escriba. Lo dijo en varias entrevistas. Además, es un libro muy particular porque, primero, es una novela que lo agarra a él en París, cuando era corresponsal del periódico El espectador y recordemos que el gobierno de Rojas Pinilla cerró los periódicos y él se quedó sin salario. 

Se dan unas condiciones muy precarias en entre el Coronel (que espera la pensión que nunca llega) y él”, recuerda el director.


También, cuenta que García Márquez devolvió el boleto de regreso a Colombia para tener con qué comer unos días. Entonces -dice el director- "se encerró a escribir El Coronel. De alguna manera, el autor y el Coronel están viviendo una situación parecida. El uno sin dinero y el otro esperando que le llegue en algún momento su pensión”.


Triana recuerda que esta obra de 'Gabo’, habla también de la situación de Estado de Sitio, de censura que rodea a Colombia en ese momento.

“La obra comienza con un parlamento contundente –recuerda el director– en el que la esposa le pregunta:

–¿Qué haces?

–Esperar esperar– dice.

­–Desde que se acabó la guerra civil hace años no has hecho otra cosa distinta que esperar.


"Y más adelante el libro habla del primer muerto de muerte natural que tenemos en muchos años…”.


Por eso para 'Gabo' la obra de está rodeada de su experiencia personal, del momento que vive el país en los 50.


“El Coronel es un personaje de unas dimensiones poéticas maravillosas. Para mí, el Coronel es el Quijote latinoamericano. En algún momento su mujer le dice: ‘La dignidad no se come’, le grita ya desesperada, porque él sigue insistiendo en llevar el gallo el 20 de enero a las peleas y él lo alimenta… así no haya comida, él lo alimenta. Es una obra sobre la dignidad, sobre la persistencia, el perseguir un objetivo”, dice Triana.


–Por qué hacer esta obra en estos ‘tiempos del cólera’, digo por evocar a García Márquez, y no me refiero solamente a la pandemia sino a otras pestes que vive este país….

–Pues mira: de alguna manera, la pandemia ha sido un horror, ha sido destructiva en el campo de la economía y la psicología de las personas; el encierro ha producido fenómenos extremos. Al mismo tiempo ha tenido su aspecto positivo: ha generado una reflexión sobre el sentido de la vida, sobre lo esencial. De alguna manera, también afectó a las personas en su amor a la vida y el teatro es un acto vivo, un acto que se respira y es un acto de doble vía entre el espectador y los actores.

Volver al teatro es algo muy emocionante. Lo sentí mucho en el proceso del trabajo con los actores. Había una pasión muy significante, un amor por el trabajo que, más que trabajo, es un oficio que se hace con pasión. Ahora estaba esa pasión exacerbada. Entonces fue un trabajo sumamente emocionante creativo, el encuentro con el público…


– Usted está poniendo en escena un libro que fue publicado en la revista Mito en 1958, hace 63 años ¿Cómo cree que pueda afectar el acercamiento y entendimiento de esta obra, más en las generaciones actuales?

–En primer lugar, hay que pensar que hacerla significó un ejercicio de traducción de lenguaje. Es una obra que no necesita que nadie la toque o que agregue una palabra, pero es una interpretación pasarlo de la literatura a la puesta en escena.

Estoy muy contento con el trabajo que hemos hecho, con un gran elenco. También creo que es una obra que todavía se lee mucho en los colegios. Es una novela corta donde se ve el ‘realismo mágico’, pero es una novela más de orden psicológico.

Tiene una gran complejidad psicológica con grandes luchas contradictorias: las del Coronel por llevar a la pelea el gallo a la gallera donde mataron a su hijo, Agustín, al que asesinaron mientras estaba repartiendo clandestinamente informaciones de la situación, de los levantamientos armados en el interior del país, de esa guerra que llamamos nosotros ‘La Violencia’ con la “v” grande, que en los en los años 50 se agudizó con tanto derramamiento de sangre.

Llevarla al teatro es otra forma de mostrar esa obra maravillosa que cuenta con gran profundidad un momento el país que se parece muchos a momentos que hemos vivido. Desafortunadamente, parece que no hemos aprendido a hacer la paz y subsiste este derramamiento de sangre en el que permanecemos, tan doloroso para nosotros los colombianos.


–¿Cuál fue su mayor reto en este montaje?

–El reto fue encontrar la clave. Esta es una obra tiene múltiples escenarios, con la presencia de esa esos viajes del Coronel a visitar, cada viernes, la oficina de correos, para preguntar si le llegó una información sobre su pensión que lleva esperando desde que terminó la Guerra de los Mil Días, en 1902… y ya estamos en los años 50… Lleva 50 años esperando. Fue un reto contar eso, cuando él va al correo, cuando pasa las calles con el gallo como coprotagonista.

El gallo está ahí y él le cuenta todo lo que le sucede en la calle a su gallo. Su mujer que quiere que salga del gallo de mal agüero… “no sé qué le vea ese gallo”, le dice, pues para ella ese animal fue el causante de la muerte de su hijo que salió a una pelea de gallos y ese día encontró la muerte.


–Habla usted acerca de la dignidad, de que eso se trata en buena parte esta pieza. A veces uno que lo único que tenemos los colombianos es la dignidad es como una lucha por ser tratados dignamente…

–Yo creo que lo último que quiere perder un ser humano es la dignidad. La dignidad significa la libertad, la democracia, tener sus elementos básicos para la vida… ¡la vida! Entonces este personaje es como un portador de la dignidad.

Es un ser humano que, en medio de su penuria, de su hambre, quiere llevar ese gallo el 20 de enero, porque no solamente es él, es el pueblo que está esperando que se gallo, el gallo de Agustín el hombre que asesinaron en la gallera en una pelea de gallos por llevar propaganda clandestina, se presente.

Entonces queríamos mostrar esa lucha del Coronel que termina de una de las maneras más contundentes en que puede terminar una novelacuando él, finalmente, le dice a su esposa:

–El gallo no se vende.

–Entonces qué vamos a comer–, dice ella. y él le contesta:

–¡Mierda!

Con lo que quiere decir: nos moriremos de hambre, pero llegaremos con ese gallo a la pelea.


–Usted tiene más de 50 años en las tablas. ¿Porque escogió esta obra en este momento de su vida? ¿Lo venía rondando desde hace tiempo?

–Este oficio, más que una profesión es una manera de vivir, es una necesidad para la vida. Yo he trabajado textos de del maestro García Márquez: en cine hice Tiempo de morir,  Edipo alcalde (escritos para cine por García Márquez). En el teatro había hecho La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada y Crónica de una Muerte anunciada. Yo quise hacer El coronel no tiene quien le escriba en cine, en los años 80, pero el proyecto se frustró.

Para mí, García Márquez es el mago mayor, que ha narrado este país con su manera tan maravillosa, poética metafórica. De tal manera que hacer esta obra a esta edad en la que uno comprende tanto a ese personaje y que no se explica como un hombre de 30 años, que era lo que tenía García Márquez cuando escribió esta novela, tuviera tanto conocimiento de la vejez: la vejez con esperanza, no la vejez de un hombre derrotado, sino de un hombre con una resistencia y una apuesta hacia el futuro y a la esperanza, hacia la vida.

Entonces, ese conocimiento creo que él lo tenía por el amor que le tenía su abuelo, con quien vivió su infancia. Él decía que después de los 8 años no le pasó nada interesante, cuando dejó de vivir con su abuelo, y ese personaje recorre su literatura. Entonces pues hacer a esa hora es muy emocionante. Uno comprende ese personaje lo ama y lo acompaña.

Adquiera su boleta aquí.


Exposición Gabriel García Márquez
El Teatro Colón, el Museo Nacional y la Biblioteca Nacional se unen para hacer una muestra especial de objetos históricos relacionados con la vida del Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y su obra.

Fecha: del 12 al 24 de octubre
Hora: 8:00 a.m. a 5:00 p.m.
Lugar: Foyer / Teatro Colón

Ciclo de charlas
Junto a la obra teatral se ha programado un conjutno de análisis literarios y teatrales de ‘El coronel no tiene quien le escriba’.
Los encuentros se realizarán durante cuatro jueves, desde el 23 de septiembre hasta el 14 de octubre, y tienen como aliados al Fondo de Cultura Económica, Idartes, Cámara Colombiana del Libro, Instituto Caro y Cuervo. La inscripción es gratuita, pero los cupos son limitados: https://n9.cl/ciclodecharlas

Charla del 23 de septiembre
Invitado: Alberto Bejarano (P.H.D., investigador y escritor)
Hora: 5:00 p.m.
Lugar: Librería México, Centro Cultural Gabriel García Márquez

Charla: del 30 de septiembre
Invitado: Arturo Guerrero (filósofo, escritor y periodista)
Hora: 5:00 p.m.
Lugar: Librería México, Centro Cultural Gabriel García Márquez

Charla del 7 de octubre
Invitado: Andrea Mejía (P.H.D., filósofa, literata y escritora)
Hora: 5:00 p.m.
Lugar: Librería México, Centro Cultural Gabriel García Márquez

Charla del 14 de octubre
Invitado: Jorge Alí Triana (director, actor y guionista) en conversación con Andrés Ospina (escritor)
Hora: 5:00 p.m.
Lugar: Teatro Colón

bottom of page