La historia del retrato de Maluma hecho por el artista colombiano Federico Uribe

Maluma desde la música y Federico Uribe desde las artes visuales terminaron trabajando juntos en un proyecto que incluye un retrato del cantante, una exposición gigantesca y una subasta a beneficio de tres organizaciones colombianas.

Febrero 9 de 2021

Desde el lunes 8 de febrero, hasta el 28 del mismo mes es subastado el retrato que sirve como portada para el más reciente álbum de Maluma, 7 días en Jamaica, según dijo a ARTERIA el artista colombiano Federico Uribe, autor de la pieza. 


La obra de gran formato fue realizada por Uribe reciclando plástico desechado, como es usual en este artista colombiano, que utiliza material usado de distinta clase para sus creaciones artísticas. El retrato de Maluma tiene un precio estimado de 250,000 a 300,000 dólares. (Hay además 20 impresiones de ella, con un precio de 20 mil dólares cada una).


La totalidad de lo recaudado por la subasta será para la fundación Amigos del Mar, el Jardín Botánico de Cartagena y Stand Up Providencia, tres entidades colombianas que son apoyadas por la organización sin ánimo de lucro de Maluma, El Arte de los Sueños. La pieza hace parte de una gran exposición que también apoya Maluma, denominada Maluma X Uribe.


Más allá del cuadro sobre el reguetonero colombiano, esta es la exposición más grande que se ha hecho de la obra de Uribe: son alrededor de 5.400 metros cuadrados con obras que, prácticamente, resumen una vida de trabajo.


Para tener una idea del tamaño del espacio, vale decir que, según el Sistema de Información de Museos colombianos, el Museo de Arte Moderno de Bogotá tiene 5.300 cuadrados, incluyendo todas sus instalaciones.


“Tengo una instalación enorme, patrocinada por Maluma en Wynwood (Miami, EE. UU.), que estará abierta hasta el 28 de febrero –dice Uribe–. De lo que se venda, el 33 por ciento es para Maluma, el 33 por ciento para la galería (Adelson) y el 33 por ciento para mí”.


La exposición incluye parte de lo que presentó en su reciente participación en la Bienal de Venecia y sus muy conocidos animales de todo tipo. La exposición incluye música compuesta especialmente, que tiene referencias al mapalé y a ritmos llaneros, que se combina con sonidos de la selva y marinos.


En la obra de los dos hay un encuentro: Uribe siempre suele trabajar con materiales usados: casquillos de balas, plástico, cascos de motociclista, radiografías, brochas. “Esto es lo que he estado haciendo siempre: un arte que habla de la basura y el exceso de objetos”, dice Uribe.  


Mientras que Maluma parece estar llamando la atención acerca de la ecología con su disco. Por ello el retrato hecho por Uribe resulta consecuente con el espíritu que Maluma dice le quiere dar al disco.


“Él me compró un par de piezas para su apartamento y vino un par de veces –cuenta Uribe, sobre cómo se relacionó con el cantante–. Nos caímos bien y nos hicimos amigos. Es particular y amoroso diría que es buena persona. Creo que fue en Jamaica cuando tuvo una epifanía sintió que podía usar su voz para cuidar el planeta.


"Entonces me buscó y empezamos a hacer esto. Por toda la instalación hay música, olores y, claro, lo visual. Es una experiencia muy bonita y estoy contento de que Maluma haya dado un parlante a mi voz”, dice Uribe.


Ver entrevista en Otro Día Más con Federico Uribe en su taller.


Lo dice porque es consciente de que en reconocimiento de la gente no hay comparación entre un artista de reguetón y un artista plástico. “Él no puede salir a la calle sin que lo aborden. Es celebridad, con casi 60 millones de seguidores en Instagram, pero está haciendo la tarea y cree que tiene una responsabilidad con el medio ambiente, y eso está ‘rebién’”, opina Uribe.


La muestra es “acerca de la belleza, de inspirar belleza. Más que una queja sobre lo mal que estamos en el mundo, lo intoxicados que estamos y el daño que hacemos, es para inspirar a otra gente a ver la naturaleza como un estándar de belleza”, dice Uribe en el video que promociona su exposición.


Claro, sabe que es como una gota en el mar (aunque una gota al fin): “Mi trabajo es un homenaje a la naturaleza. Yo no juzgo a nadie. Todos hacemos cosas superfluas, compramos teléfonos que tiramos a los tres años… pero creo que uno puede inspirar a que la gente le den ganas de sembrar árboles y cuidar las abejas y los pájaros. La intención es inspirar amor por la naturaleza. Los fans de Maluma son jovencitos y jovencitas y si él logra que ellos y ellas tengan un instante de conciencia y reflexionen hicimos la tarea”.


Los interesados en la subasta o en comprar las piezas de Uribe pueden acudir aquí

Afiliado

Copyright © 2021 Periódico Arteria. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de sus contenidos, así como la traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. www.periodicoarteria.com.