Artistas plantean alternativas a un mundo no sostenible

Mundos auriculares’ es una de las muestras que se presentan en Espacio Odeón, dentro del ciclo ‘Que no cunda el pánico (¿Hay otras maneras?)’, enfocado en propuestas  que planteen visiones alternativas al mercado actual del arte y a prácticas económicas. Ver Video

Enero 25 de 2020

Mundos auriculares’ es una de las muestras que se presentan en Espacio Odeón, dentro del ciclo ‘Que no cunda el pánico (¿Hay otras maneras?)’, el cual está enfocado en propuestas artísticas que planteen visiones alternativas al mercado actual del arte y a prácticas económicas que no son sostenibles para el medio ambiente.

La red de creación sonora participativa, Cratila, y el movimiento cultural de innovación política por una Bogotá sostenible y consciente, Activista, se unieron para presentar el proyecto ‘Mundos auriculares’, el cual presenta instalaciones visuales y auditivas, distribuidas en tres salas del segundo piso del Espacio Odeón.

 

Estas obras abordan los cambios que el avance de la tecnología ha propiciado en la manera en que los humanos interactuamos con y comprendemos nuestro entorno.

La primera sala, Ubi-topia, presenta dos obras creadas a partir del concepto del Ingreso Básico Universal (UBI, por sus siglas en inglés). Esta propuesta sostiene que los Estados deben garantizar un ingreso mínimo para todos los habitantes con miras a reducir la desigualdad. Esta idea la han abordado personajes como Martin Luther King, el economista Milton Friedman y el cofundador de Facebook, Chris Hughes.

En esta sala, los artistas Juliana Hernández, Diego Herrera, Ángela Hoyos y Juan Urueña presentan UBI-topia, un video sin sonido que presenta imágenes y testimonios subtitulados sobre casos de implementación del UBI.

 

En la misma sala la artista Yomayra Puentes-Rivera y Alejandro Aristizábal presentan una instalación sonora titulada SR10. Para esta obra, los artistas tomaron un informe realizado con respecto a resultados del UBI en un grupo de 729 familias de bajos ingresos en áreas rurales de los estados de Iowa y Carolina del Norte en un periodo de 3 años, titulado SR10.

 

Para su obra, los artistas tomaron las gráficas que presenta el informe y las convirtieron en notas musicales, las cuales unieron en una armonía, ayudados por inteligencia artificial.

Oiko-fonías es el nombre de la segunda sala, compuesto del prefijo griego oikos, que significa casa y el sufijo fonías, relativo a lo sonoro. En esta sala se presentan seis obras, entre las cuales hay cuatro auditivas, que permiten escuchar el sol, el pasto, un fragmento del Corán y un concierto de música electrónica, interpretado por versiones miniatura y automatizadas de los artistas.

Espesuros es un tríptico conformado por tres cuadros con plantas vivas, creado por José Manuel Páez y Alexandra Ordóñez,El usuario está invitado a colocarse una manilla para transformar a esta persona en el actuante del circuito entrando en contacto con las plantas (más concretamente los fluidos en su interior) y de repente podemos escuchar el sonido que hacen las plantas. La idea del tacto es esencial. Es mi hacer afecta y mi indiferencia también”, explica Páez sobre la obra.

Finalmente, en la tercera sala llamada Escucha Orbital, se proyectan dos videos: Firmamentum continuitas, que ganó el premio Art Prize Berlín en 2019, del colombiano Esteban Rivera, en el cual plantea una ficción en la cual el vaticano pacta con la organización espacial rusa el tamaño del universo y la frontera entre el espacio y el cielo metafórico de la religión católica; y Órbitas F. una transmisión en vivo de las imágenes que capta las Estación Espacial internacional.

Afiliado

Copyright © 2020 Periódico Arteria. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de sus contenidos, así como la traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. www.periodicoarteria.com. Pet friendly