Escultura de Jeff Koons causa rechazo en París

El 4 de octubre pasado, se inauguró en París la escultura de gran formato ‘Tulipanes’, del artista estadounidense, creada en homenaje a las víctimas de los atentados ocurridos en 2015 y 2016 en esa ciudad.

Octubre 7 de 2019

Antes de la inauguración de la obra Tulipanes, autoría del popular -y criticado- artista estadounidense Jeff Koons, el pasado 4 de octubre, los ciudadanos franceses ya tenían claro que no les interesaba aceptar este monumental regalo en homenaje a las víctimas de los atentados en París, en 2015 y 2016.

 

¿El motivo?: la donación de la escultura de Koons, que consiste en una mano que sostiene un ramo de tulipanes y mide 12,62 metros de altura por 8,35 metros de ancho, no cubría los costos de producción e instalación calculados en unos 3,5 millones de euros (la idea terminó siendo financiada por mecenas estadounidenses y franceses). A esto se sumó la exigencia del artista de que fuera ubicada en el patio del Palacio de Tokio, lugar concurrido al estar cerca de la Torre Eiffel.

Este último detalle fue el que despertó el malestar en diversos actores del arte y de la cultura, quienes catalogaron el gesto como ‘oportunista’. “Su ubicación no tiene ninguna relación con los trágicos eventos ocurridos en la ciudad. Es algo cínico”, escribieron artistas, coleccionistas y galeristas en una carta titulada No al regalo de Jeff Koons, publicada en el medio francés Liberation.

Así mismo, indicaron que una obra tan importante por su significado debió haber quedado en manos de artistas de la escena francesa.

La batalla la ganaron parcialmente los ciudadanos en contra de la iniciativa, tres años después de la propuesta de donación, hecha por la entonces embajadora de Estados Unidos, Jane Hartley, pues Tulipanes fue ubicada en los jardines de los Campos Elíseos, entre el Petit Palais y la plaza de la Concordia.

Pese a la polémica, para Koons, la obra representa el optimismo y la vida, así como la pérdida que vivieron los familiares de las víctimas en los atentados. Para esto último, el artista creó 11 flores en vez de 12; la flor faltante simboliza las vidas que se perdieron.

Ante el gesto de Koons, medios como El País hablaron con algunos familiares de las personas que murieron en la sala de conciertos Bataclán.

Es un testimonio entre los dos países y para mí representa los colores de la vida, las raíces que están aquí y que continúan creciendo a pesar de los trágicos eventos por los que hemos pasado”, dijo Patricia Correia, madre de una de las víctimas.   

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, hizo caso omiso a las críticas de la obra, alegando que: “París ama con pasión la libertad, ama con pasión el arte, ama con pasión las controversias, este proyecto tenía que pasar por el rito iniciático de todos los grandes proyectos que dejan rastro (…) Un regalo se acepta, sobre todo este tipo de regalo que viene del corazón”.

Según Stéphane Corréard, uno de los galeristas que firmó la carta el año pasado, “cada año las donaciones hechas por artistas contemporáneos al Estado son examinadas y un número considerable son rechazadas. La Alcaldía de París aceptó sin ningún debate y sin consulta oficial ejecutar la donación de la idea, que terminó siendo financiada por mecenas privados, cuyos nombres se conocieron solo hasta el día de la inauguración, que obtienen una contraprestación fiscal importante. ¿Eso es normal?”.

Durante su primer fin de semana, las opiniones de los parisinos y de los turistas han sido variadas: para algunos resulta ser una escultura magnífica y otros consideran que es fea y arruina el paisaje. Incluso, los Tulipanes han sido comparados con masmelos y han sido acusados de ser pornográficos.

“Once anos coloreados e insertados en unos tallos. Es una escultura pornográfica”, le dijo el filósofo Yves Michaud a la revista L’Obs.

Afiliado

Copyright © 2019 Periódico Arteria. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de sus contenidos, así como la traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. www.periodicoarteria.com. Pet friendly