Julián Burgos expone ‘Invisible’, su visión ‘subversiva’ del barroco, en el Mambo

Manierismo y barroco, en pinturas y esculturas de  Julián Burgos, en el Mambo.

Marzo 8 de 2020

Con una carrera desarrollada mayormente en París, Julián Burgos presenta ‘invisible’, una exposición con alrededor de 30 obras, entre pinturas y esculturas, en el marco de la temporada ‘La pintura se toma el Mambo’. El artista es representado en Colombia por la galería La Balsa, con sedes en Bogotá y Medellín.

Para ‘La pintura se toma el Mambo’, el curador jefe del Museo, Eugenio Viola, propuso todo el museo “como ‘medio’ para la pintura, en un recorrido y una investigación por pintores colombianos que se expresan de diferentes maneras, pero todos articulados, de alguna manera, por el barroco.

 

Junto con Burgos, en esta propuesta están la obra de David Manzur y tres piezas de Verónica Lehner. Entonces cada artistas expone de manera individual, pero articulados por una idea.

 

En su esculturas, que presenta por primera vez en Colombia, y en sus pinturas, Burgos busca crear –como él afirma– “una sensación de torbellino, un movimiento tectónico, entremezclando la tradición del arte occidental con referencias a la cultura popular; una explosión dentro de los mismos elementos de la obra”.

 

En las pinturas, se pueden observar algo similar a un collage, pero bajo la unidad que le brinda su técnica: la pintura. Hay fragmentos de textos dactilografiados sobre el lienzo, trozos de imágenes que se pueden relacionar con manierismo y la pintura barroca que crean una composición junto con imágenes contemporáneas populares.

 

“El todo es invisible, como la realidad concreta, absoluta, es invisible. La visión siempre es desde un punto de vista. la realidad siempre está fragmentada dependiendo del punto de vista en que uno la mire”, dice el artista pereirano.

 

Por eso, ese torbellino plasmado por Burgos en los cuadros no tiene un punto de anclaje, es decir, no tiene una posición ‘correcta’ para ser observado o colgado.

La interpretación que hace de esas imágenes para sus obras, además, varían en el uso de colores con respecto a las originales (que son tomadas de obras manieristas y barrocas). Las de él son más más viva, más ácidas o, incluso, más pasteles, lo que responde, como expresa el artista, a una necesidad de armonía que siente internamente.

 

“Esto, en realidad, no es barroco. Es como traer todo ese universo de los stickers, de los teléfonos, de los emojis, el mundo de las redes. Me empiezo a interesar sobre todo por el Alto Barroco, en cuyas imágenes, por lo general, hay unos personajes en el paisaje, una nueva clase social de gente que tiene suficiente dinero para no hacer nada… se iban para el monte a tocar música. Esa fue la raíz de la sociedad de consumo”, concluye Burgos.

 

La exposición, con obras de gran formato y esculturas, estará abierta hasta el 15 de marzo.

Afiliado

Copyright © 2019 Periódico Arteria. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de sus contenidos, así como la traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. www.periodicoarteria.com. Pet friendly