Exposición de Caroline Peña Bray propone una reflexión sobre la sociedad colombiana a través de 18 fotos, en Cafam

Caroline Peña Bray presenta ‘Altamira’ la primera exposición de su más reciente proyecto artístico, con fotos de gran formato. Hasta el 29 de febrero, en la sala de exposiciones de Cafam.

Febrero 19 de 2020

Caroline Peña Bray presenta ‘Altamira’ la primera exposición de su más reciente proyecto artístico, con fotos de gran formato. Hasta el 29 de febrero, en la sala de exposiciones de Cafam de La Floresta.

En sus años de recorrer Bogotá, para conocerla,  Caroline Peña Bray (Lincoln, Inglaterra) llegó a ‘Altamira’, una anticuaria que lleva 20 años funcionando en la zona de la 73, cerca de la avenida Caracas, donde era muy común este tipo de negocios.

 

Luego de interesarse por la historia de su dueño y por los objetos que encontró allí, comenzó a fotografiar el espacio para proponer una reflexión acerca del valor que le otorgamos a los objetos y al mundo occidentalizado; a las tensiones presentes entre lo íntimo y la privacidad.

“Altamira es un proyecto a largo plazo. Cada vez que voy al almacén, cambia un poquito y hago entrevistas con el dueño, Ernesto Matallana. Es un proyecto muy orgánico en ese sentido, que no tiene fecha de arranque ni fecha de terminación”, explica la artista.

En las fotos se observan cuartos abarrotados de objetos para la decoración de la casa, con las paredes pintadas de distintos colores, de manera casi clasificatoria. En uno violeta, chifonieres; en el verde, vajillas, y en otro, que es azul, hay pinturas y sillas. La mayoría de estos objetos son provenientes de Europa, lo que llamó particularmente la atención de Peña Bray.

 “Me pareció muy interesante esa mirada hacia Europa [de los colombianos]. Si yo tengo objetos de Europa en mi casa voy a parecer una persona más culta… Poner un objeto, una copia de una pintura, un florero, un plato, te puede dar esa ilusión de estatus. Tú puedes comprar tu estatus y tenerlo en la casa”, reflexiona y continúa:

 

“También fue interesante para mí encontrar mucho de lo mío, porque hay muchos objetos ingleses, también, allá. Entonces yo encontraba objetos como los que había visto en la casa de mi abuela o de mi tía-abuela, pero acá, en Colombia.”

Peña Bray vive y trabaja en Bogotá. Se graduó de la Maestría en Artes de Central Saint Martins, Londres (2013) y ha realizado estudios en la Universidad de Cambridge (Literatura Inglesa), en London School of Economics (Política), y en Courtauld Institute of Art (Historia del Arte).

Ha expuesto individualmente en Bogotá en la Galería 12:00, Salón Comunal, La Balsa Arte y, en Medellín, en la Galería la Oficina, sus obras han estado en exposiciones y ferias en el Reino Unido, Francia y Colombia. En el año 2018 fue artista residente de Escuela Flora con una beca ofrecida por el British Council.

Para este proyecto, la artista escogió fotografiar escenas donde se ponen en evidencia, contraposiciones, conflictos entre la fachada y lo que realmente pasa en las casas –dice. “Las historias que se mezclan con esos objetos tan sofisticados, que adquirían las familias de las clases altas bogotanas”. Lo hizo a partir de lo que encontró en el relato de Matallana, el dueño de ‘Altamira’.

“Hay un salón azul que, a primera vista, parece un salón francés, con todos los muebles Luis XV y cuadros de Velázquez y Caravaggio en las paredes. Pero después empiezas a darte cuenta de que las paredes están dañadas, las obras que ves son copias, que hay algo que no es lo que aparenta. Cada foto tiene un juego así. Y también por eso las hice en un formato tan grande, para que se puedan ver todos los detalles”, dice la artista.

Además de estos objetos y espacios, en la exposición hay una cita de las conversaciones con el dueño de la anticuaria, que se relaciona con dos retratos en los que se le puede observar a través de una cortina tensada del mismo tamaño de la foto.

Esta cortina, como cuenta Peña Bray, cubría originalmente la casa de Matallana y hace parte del montaje de esta exposición porque quería tenerlo presente y hablar sobre el concepto de privacidad en su historia.

La cita menciona que el papá de Matallana quería poner cortinas en toda la casa y mantenerlas cerradas todo el tiempo. “La cortina funciona como una membrana que no deja salir la historia, y él está todavía detrás de esta cortina, atrapado en esa membrana”, explica y agrega:

“Lo que pasa en esta casa no va a salir de estas cuatro paredes, porque no queremos que nadie más sepa que no somos la familia sofisticada que ven en los objetos” haciendo alusión a la función que cumplían las cortinas en esta casa.

“Quiero que la gente, no sea tan pretenciosa, que no pongan tanto valor en el objeto sino más en la historia y en la persona. Que no mire tanto hacia mi cultura como una cultura perfecta porque no lo es.  Todos tenemos nuestros problemas y todo se ve perfecto a la distancia, pero Inglaterra tiene un montón de problemas. Quiero que la gente reflexione acerca de eso”, concluye la artista.

Afiliado

Copyright © 2020 Periódico Arteria. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de sus contenidos, así como la traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. www.periodicoarteria.com. Pet friendly