Murió el artista Alfonso Álvarez

En días recientes murió el artista bogotano Alfonso Álvarez.  La pintora y artista visual Juliana Ríos Martínez esribió un texto en memoria suya.

Octubre 21 de 2020


Oscar Wilde afirmaba que los únicos retratos creíbles son aquellos en los que uno ve poco del modelo y mucho del artista. Los personajes extraordinarios que Alfonso Álvarez retrató durante más de quince años son la evidencia de un artista complejo, soñador, persistente, meticuloso y obsesivo que buscaba ser, y ver, más de lo aparente; un artista que, hasta el último día de su vida, se entregó al amor por el oficio.


Nacido en Bogotá el 31 de enero de 1960, Alfonso fue el hijo de un ebanista y una modista. Siendo apenas un niño, su padre le regaló el libro Los caracteres de Teofrasto, y desde entonces nació en él un interés por entender y cuestionar la vanidad y las pretensiones de la sociedad.


En 1980 entró a la Escuela de Bellas Artes de Bogotá y en 1986 realizó estudios de pintura y dibujo en el taller del maestro David Manzur. En medio del auge del arte Latinomamericano de los ochentas, Alfonso trabajó como maestro impresor en el Taller ArteDos Gráfico, en donde dirigió la sección de grabado en metal y desarrolló proyectos gráficos con los más importantes exponentes del arte Colombiano y Latinoamericano.


Solo por citar un ejemplo, series como 'Amarraperros' y 'Tauromaquia', del Maestro Juan Antonio Roda fueron impresas por sus manos. Con el tiempo, se independizó de ArteDos y durante el resto de su vida se aventuró a abrir otros talleres. Su necesidad por compartir lo que sabía lo llevó también a dedicarse a la docencia y, por más de dos décadas, estuvo vinculado a múltiples espacios como La Universidad Externado de Colombia y la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. En esta última formó toda una generación de artistas gráficos con quienes fundó varios espacios independientes; entre ellos Taller Trez y Obra Negra.


Alfonso fue un hombre de contrastes y contradicciones. En el taller de gráfica se mostraba seguro del conocimiento de su oficio y se entregaba sin miedo a los proyectos de otros pero, en la soledad de su propio taller, batallaba constantemente con sus dudas e inseguridades y se cuestionaba sobre su propia creación y la pintura. 


Aunque desde sus inicios como profesional participó en exposiciones colectivas y ferias internacionales, en importantes espacios como el Banco de La República, solo hasta el 2007 presentó su primera exposición individual en La Casa de Jim y Olga Amaral.


Alfonso no tuvo hijos pero era un hombre familiar. Sus talleres se convirtieron en clanes conformados por artistas que se dejaron contagiar por su entusiasmo para emprender nuevos proyectos. No le interesaba ser parte de las tendencias del arte, ni complacer a curadores o galeristas pero su obra, expuesta en países como China, Inglaterra, Estados Unidos, México o Hungría, siempre generaba interés, curiosidad y extrañeza y nunca pasó desapercibida.


Aunque era evidente, su virtuosismo técnico era lo que menos le importaba de su obra. Lo que realmente le preocupaba era que ésta generara empatía y que los observadores vieran belleza y luz en lo que a primera vista se percibía oscuro, misterioso, desconocido y extraño.


Aunque no le interesaba la política, su obra invita al espectador a entender otras formas de ser y de vivir. En una sociedad cada vez más individualista, Alfonso seguirá motivando a colaborar y a crear en comunidad. La grandeza de su obra quedó capturada en pequeños cuadros de 18x23cm. Joyas que, para poder ser apreciadas, deben observarse con lupa y que retratan personajes complejos e impredecibles; como él.


Álfonso Alvarez, falleció en la ciudad de Bogotá el domingo 18 de octubre de 2020. En este momento su obra es parte de la Exposición 'Figuración Colombiana', próxima a inaugurar en Primer deposito, Museo de arte, Guanajuato México.


Juliana Ríos Martínez
Bogotá, octubre 20 de 2020

Afiliado

Copyright © 2020 Periódico Arteria. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de sus contenidos, así como la traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. www.periodicoarteria.com. Pet friendly