El pasado y el futuro conviven en 'Universos desdoblados'

En los tres pisos  del Museo de Arte Moderno de Bogotá se presenta la muestra 'Universos desdoblados', que hace una revisión del tiempo a través de más de 20 obras. 

Publicado: octubre 25 de 2019

Entrar por estos días al Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo) es encontrarse con un universo artístico que busca alejarse, a propósito, del presente y acercarse a obras que hacen énfasis en el pasado y en el futuro.

Se trata de la exposición ‘Universos desdoblados’, que hace parte del 45 Salón Nacional de Artistas. María Isabel Rueda, a cargo de la curaduría junto a Mario Llanos Luna (miembros de La Usurpadora), cuenta: “Planteamos la idea de cómo el tiempo se puede disolver a partir de nuevas ideas que surgen del cruce de los tiempos”.

Por ejemplo, en el Mambo, al lado del esqueleto de un dinosaurio se ubica una nave, cuya misión es llevar plantas al futuro, mientras un piso más arriba hay una cueva cavernícola.

Los curadores ya habían trabajado esta idea en el XVI Salón Regional de Artistas Zona Caribe (2018) con la curaduría ‘Dimensión desconocida’, que se centró en relatos de ciencia ficción en el Caribe. “Para el 45 Salón Nacional, quisimos salirnos del Caribe y empezamos a cuestionar la idea de futuro, modernidad y tiempo”, explica Rueda.

En el segundo piso del Mambo cuelga del techo la escultura de gran formato The Tristan Chord (2008), del artista Pedro Gómez-Egaña (1976), un esqueleto de dinosaurio móvil (hecho de papel), que imita a aquellos que se encuentran en los museos de historia natural.

Para el bumangués, en los museos este tipo de objetos reconfiguran, como un rompecabezas, suposiciones e interpretaciones de la historia del pasado en el presente. “Con esta pieza me interesa la figura heroica que se expone en ese tipo de museos. ¿Qué pasa cuando ese héroe tiene un lado patético que no es solo uno de poder y dominación?”, expresa Gómez.

Por eso, cada cierto tiempo, el dinosaurio cae lentamente hasta tocar el suelo y se convierte en una pila de ‘huesos’ amorfa. “Lo bonito es cuando la gravedad anima el esqueleto y le da vida a una figura muerta que se está muriendo al mismo tiempo”, cuenta Gómez sobre esta obra que creó hace diez años y ha expuesto en diferentes países.

Para los curadores de esta muestra, el trabajo del artista Juan Mejía (1966) era pertinente para el desarrollo de ‘Universos desdoblados’, pues a él le interesa hacer una revisión de la prehistoria e indagar por la historia del arte “que empezó con la representación de animales”, dice Mejía

En la instalación Primeras preguntas, ubicada en el tercer piso del Mambo, el artista nacido en Estados Unidos planteó un escenario cavernícola en el que se pregunta cómo hubiera sido el origen del mundo si Adán y Eva hubieran sido dos hombres.

“Mezclé el paleolítico y el génesis. Es una escena del pecado original, un poco pervertida, que confronta ese relato original heteronormativo y se pregunta por el origen de la primera relación sexual masculina”, señala el artista.

Tecnología, pasado y futuro

Mientras artistas como Gómez, Mejía y Giovanni Vargas trabajan desde el pasado -este último presenta la obra La promesa del marinero, una reproducción en tejido textil de las primeras imágenes captadas del planeta Marte por el satélite Mariner 4 en 1964-, otros como Jessica Mitrani, Eblis Álvarez y Mateo Rivano se valieron de la tecnología para jugar con el tiempo.

Mitrani presenta en el primer piso del Mambo dos videos que parten de la idea del afrofuturismo. “Lo que me impulso inicialmente fue la idea del tiempo como un sistema especulativo y la amalgama del pasado, el futuro y el presente. Lo que reconocí de inmediato es que el pasado que informa el afrofuturismo, tanto histórico como inmediato, es un complejo e intenso sistema social que propone la posibilidad de futuros trascendentes”, dice la artista.

Por su parte, Álvarez (miembro de la agrupación Meridian Brothers) y Rivano crearon El aparato del progreso, una especie de orquesta sinfónica electrónica a partir de instrumentos primitivos creados con metal, madera, cartones, vidrios y el plástico de un exprimidor de naranjas.

“Se trata de usar la tecnología de una forma arcaica o de una forma que la podemos entender”, explica Rivano

En la muestra, también se exhiben hasta el 4 de noviembre, obras de Adolfo Bernal, Adalberto Calvo, Jason Castro, Carolina Caycedo, Beatriz Cortez y Rafa Esparza, Juan Cortés, Tupac Cruz, Santiago Díaz Escamilla, Sebastián Fierro, Gonzalo Fuenmayor, Valeria Giraldo, Clemencia Lucena, Mall + Hermanos Koumori, Ana María Millán, Sara Modiano, Sofía Reyes, José Salgado, Alma Sarmiento, Miriam Simun y Hernando del Villar.

Afiliado

Copyright © 2019 Periódico Arteria. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de sus contenidos, así como la traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. www.periodicoarteria.com.